Limitaciones del servicio y cómo se pueden salvarlas

 

En 1970 surgió el concepto de la telemedicina como una alternativa para luchar contra las barreras geográficas con el apoyo de las herramientas tecnológicas que se tenían al alcance, lo que permitió aumentar la accesibilidad a la salud para miles de personas, especialmente en zonas rurales y países en desarrollo.

Varias décadas después, la telemedicina continúa siendo una opción aunque ahora con distintas variantes gracias al desarrollo de la tecnología, aunque de la misma forma en que ofrece distintos aspectos positivos también presenta algunos puntos adversos.

 

Con la web-cam y fotos cuesta apreciar bien los problemas dermatologicos, por lo que le hace imposible al especialista confirmar el problema, pero puede orientar el mismo o hacer seguimiento. El paciente tiene que ser consciente de esta disyuntiva.

Los servicios de videoconsultas no pueden reemplazar la visita presencial.

Es posible que estas puedan resolver problemas simples, cuyo diagnóstico depende más de una buena conversación que de un examen clínico completo, pero que reemplacen a una consulta médica cara a cara es discutible. Por ejemplo, muchos padecimientos dermatologicos comunes de la vida diaria podrían ser adecuadamente manejados con una videollamada, guiando al paciente para buscar la ayuda correspondiente.

En casos más complicados, incluyendo la receta de medicamentos especializados, una visita cara a cara será irreemplazable.


¿Te podemos ayudar?

AREA PRIVADA PACIENTE


CIRUGIAS DERMATOLÓGICAS


CORRECCIÓN ARRUGAS CON HIALURONICO


TRATAMIENTOS LASER


VISITAS PRESENCIALES


VISITAS TELEMEDICINA


 
 
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. OK | Más información

Política de cookies +