Causas y tratamiento de la sequedad vaginal

Causas y tratamiento de la sequedad vaginal

Con relativa frecuencia, las mujeres padecen un malestar que suele afectar a su calidad de vida y a la intimidad con su pareja.

Se trata de la sequedad vaginal, una afección que se puede manifestar a cualquier edad y que suele ir acompañada de irritación, escozor, picazón, sensibilidad y inflamación en toda la zona vaginal. Esto, a su vez, provoca relaciones sexuales poco placenteras y/o dolorosas. 

Esta resequedad vaginal se produce generalmente como consecuencia de la disminución de los niveles de estrógenos, las hormonas sexuales femeninas responsables, entre otras muchas funciones, de mantener los tejidos de la vagina saludables y lubricados.

Gracias a los estrógenos, el revestimiento de la vagina produce un fluido lubricante que hace la vagina se mantenga humectada e hidratada y que las relaciones sexuales sean más cómodas y agradables.

Cuando hay una disminución de los niveles de estrógenos en el organismo de la mujer, sin embargo, la mucosa vaginal se encoge, se vuelve más gruesa y se reduce este fluido lubricante, provocando resequedad y inflamación en la vagina (vaginitis).

La reducción de los niveles de estrógenos puede deberse a diferentes causas:

  • La llegada del climaterio y la menopausia
  • Medicamentos u hormonas empleadas en el tratamiento de ciertas enfermedades (cáncer de mama, endometriosis, miomas uterinos, infertilidad, acné severo…), así como los anticonceptivos orales.
  • La extirpación de los ovarios
  • Radioterapia en la área pélvica o quimioterapia
  • El estrés prolongado, la depresión o el ejercicio intenso.

 

También algunas mujeres sufren sequedad vaginal semanas después de dar a luz o mientras están amamantando, ya que los niveles de estrógeno están más bajos en estos momentos. No obstante, en estos casos, el paso del tiempo hará que se vayan recuperando los niveles habituales de esta hormona y disminuyan molestias como la tirantez y la sequedad.

Asimismo, el tabaco, los tampones y los preservativos pueden causar o empeorar la sequedad vaginal, mientras que la vagina puede resultar más irritada por el uso de jabones demasiado agresivos o una higiene excesiva.

Cuando aparecen molestias vulvovaginales es necesario hacer un diagnóstico adecuado e identificar las causas. Los síntomas y las molestias derivadas de la resequedad vaginal, cuando se prolongan o se convierten en crónicos, interfieren en la calidad de vida de las mujeres y la relación con sus parejas, por lo que no deben menospreciarse.

Actualmente en IDERMA contamos con tratamientos muy efectivos para rehidratar la mucosa vaginal gracias al efecto humectante del ácido hialurónico.

Se trata de ISDINCEUTICS Desirial y Desirial Plus, dos tratamientos que permiten volver a sentir la zona libre de sequedad, picor y tirantez, además de mejorar las relaciones sexuales y reforzar la autoestima de la mujer.

Estos procedimientos también están indicados en el caso de atrofia vulvovaginal para devolver la firmeza al pubis, restaurar el volumen de los labios mayores, rehidratar toda la zona y retonificar la piel. 

Los tratamientos ISDINCEUTICS Desirial y Desirial Plus, que se realizan mediante pequeñas inyecciones de ácido hialurónico reticulado en la zona a tratar, no necesitan tiempo de recuperación y permiten volver al trabajo o a casa inmediatamente después de realizarlo.

Se realizan en una sola sesión en la consulta médica y los efectos beneficiosos del tratamiento duran aproximadamente entre 9 y 12 meses. 

 

Comparte Este Post:

DRA. SAN JOSÉ MATARÓ, CRISTINA

DRA. SAN JOSÉ MATARÓ, CRISTINA

Especialista Medicina Estética y tratamientos regenerativos capilares