Alopecia areata
Alopecia areata
La alopecia areata se caracteriza por una caída súbita y casi inmediata del cabello, el pelo de la barba, el bigote o del vello corporal en una o más zonas circunscritas con una forma redonda u ovalada.

Se trata de un proceso no contagioso que puede afectar tanto a hombres como mujeres y además puede iniciarse a cualquier edad, aunque tiene mayor incidencia entre los 20 y los 50 años.


Se desconoce con precisión las causas de la alopecia areata, pero parece existir un trastorno de las células que defienden nuestro organismo de la agresiones externas, las cuales rodean al folículo piloso, inflamándolo y deteniendo su crecimiento y su desarrollo cíclico normal, con lo que el cabello se desprende desde la raíz.

 

Aún se desconoce por qué sucede esto. Existe una alta predisposición familiar, y es frecuente encontrar antecedentes del mismo problema en otros familiares. También es habitual que la alopecia areata se presente conjuntamente con otras enfermedades que alteran las defensas de nuestro organismo. Por su parte, el estrés puede ser un factor desencadenante de la enfermedad en el individuo susceptible. No esta causada ni relacionada con los alimentos.

 

Por lo general, al no dar ninguna molestia muchas veces la descubren los barberos o los peluqueros. Se manifiesta más frecuentemente en forma de una o varias zonas redondas u ovaladas de caída total del pelo, sin alteraciones en la piel (la piel es lisa y brillante, y no se observa descamación ni alteración de la piel).

 

Normalmente evoluciona en tres etapas: la primera, es la pérdida súbita de una zona de cabello. Luego se pueden ir agrandando dicha zona hasta detenerse. Y por último, vuelve a crecer lentamente el nuevo cabello, en unos meses y en ocasiones más de un año. La repoblación del pelo suede ser parcial o total. En ocasiones, el nuevo cabello es temporalmente gris o blanco, pero después de un tiempo suele regresar al color original. De todas formas la evolución es impredecible.

 

Muchas veces las recaídas son diversas e imposibles de evitar. Existen formas más infrecuentes que se extienden a todo el cuero cabelludo. En estos casos puede no volver a salir el pelo. Pueden hallarse también, alteraciones a nivel de las uñas de diversa índole.

 

Todos los casos de alopecia areata tienen tratamiento, pero los resultados son muy variables y no existe un medicamento ideal. Muchas veces y en los caso muy localizados, el proceso se cura solo, por lo que el tratamiento no debe ser muy agresivo y deben valorarse todos los efectos colaterales y complicaciones a corto y largo plazo. 


Reserva tu visita



¿Te podemos ayudar?

¿Qué estás buscando?

Técnicas Aplicadas

Blog

de Alopecia areata

Cómo combatir la caída del cabello
Unidad Capilar IDERMA
Las técnicas FUSS y FUE en el trasplante de pelo
 
 
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. OK | Más información

Política de cookies +