Rosácea
Rosácea
En IDERMA disponemos de ambos láseres y somos médicos especialistas en el tratamiento con láser de la rosácea. La rosácea es una afección de la piel que causa enrojecimiento y la aparición de granitos o espinillas.

La rosácea, también llamada acné rosácea, es un trastorno crónico del folículo pilosebáceo muy frecuente (su prevalencia se calcula entre el 2 y el 10% de la población).

Es más habitual en personas de piel clara y en mujeres de mediana edad. Asimismo, alrededor de un tercio de los pacientes tienen antecedentes familiares de la misma enfermedad cutánea, lo que podría estar en relación a una cierta predisposición genética.

La rosácea se caracteriza fundamentalmente por una hipersensibilidad facial (piel muy sensible e intolerante al uso de cosméticos), brotes de enrojecimiento y aparición de 'granitos' o 'espinillas' en la zona centrofacial.

Otros síntomas pueden incluir la sensación de quemazón o escozor, y la presencia de hinchazón y/o resequedad facial.

A diferencia del acné juvenil, en la rosácea no se observan comedones, más conocidos popularmente como 'puntos negros'.

 

tratamiento rosacea iderma dermatolgos

 

 

Los diferentes tipos de rosácea

 

La rosácea se clasifica en cuatro subtipos:

 

  • Rosácea eritemato-telangiectásica: Se caracteriza por una rojez facial persistente y episodios de enrojecimiento facial o 'flushing'. Los factores gatillantes más habituales de las crisis de 'flushing' son el estrés emocional, la radiación ultravioleta del sol, los cambios de temperatura bruscos, las comidas calientes o picantes, el ejercicio físico y el alcohol. A menudo los pacientes presentan telangiectasias (o 'venitas') en mejillas y nariz.

 

  • Rosácea pápulo-pustulosa: Los pacientes presentan brotes de granitos rojos o 'espinillas' en la zona centrofacial. A veces, la inflamación repetida puede generar una hinchazón notoria de la cara.

 

  • Rosácea fimatosa: Se caracteriza por un engrosamiento de la piel y la aparición de nódulos debido a inflamación crónica. Afecta principalmente a los varones en la zona de la nariz.

 

  • Rosácea ocular: Los pacientes pueden manifestar diversos síntomas oculares, como picazón, lagrimeo, sequedad, sensación de cuerpo extraño o incluso visión borrosa. Por este motivo es importante preguntar por síntomas oftalmológicos en todo paciente con rosácea. Puede observarse ojo rojo, venitas en la conjuntiva, conjuntivitis o blefaritis (inflamación de párpados).

 

Los tratamientos para la rosácea

 

La rosácea es una enfermedad con escaso impacto en la salud física del individuo. Sin embargo, puede producir una gran afectación psicológica y del autoestima, por lo que puede afectar la calidad de vida.

Como medidas generales, el paciente debe entender que se trata de una enfermedad crónica que cursa en forma de brotes en relación a ciertos estímulos ya comentados anteriormente. Si se detectan factores que pueden contribuir a su aparición, se tendrá que intentar evitarlos en la medida de lo posible.

Los pacientes con rosácea presentan una piel hipersensible y con frecuencia presentan intolerancia a múltiples cosméticos. Afortunadamente existen diversas gamas de productos cosméticos (tónicos de limpieza, serums, maquillajes y cremas) para pieles intolerantes y reactivas. Muchos de ellos son cosméticos específicos para pieles con rosácea y combinan agentes emolientes, anticongestivos (para disminuir la rojez) y filtros solares.  

Es importante determinar qué subtipo de rosácea presenta el paciente para asesorar sobre el tratamiento específico más adecuado para cada caso.

 

 

Rosácea eritemato-telangiectásica

 

Hay numerosos productos dermo-cosméticos que combinan principios descongestionantes y calmantes, además con poder de maquillaje (tonos verdosos) que camuflan las rojeces. Hace unos años que se viene utilizando la brimonidina en gel, que puede producir una disminución de la rojez facial de hasta unas 6 horas de duración. El efecto es rápido, sin embargo, es temporal y pueden verse rebrotes e irritación con su uso.

Actualmente son los dispositivos láseres (láser de PDL) y de luz pulsada intensa (IPL), los métodos más eficaces y demandados para el tratamiento de este tipo de rosácea.

El láser de PDL produce una coagulación de los vasos sanguíneos superficiales con la consiguiente destrucción de estos, sin dañar la piel circundante. El paciente puede observar una coloración amoratada e hinchazón de las zonas tratadas los días siguientes al tratamiento. No obstante, el resultado es claramente visible a los pocos días o semanas después de una única sesión.

De una forma similar actúa la luz pulsada o IPL, sin dejar una coloración amoratada tan intensa y con resultados similares al PDL.

Ambos son procedimientos rápidos y muy bien tolerados por el paciente. La ventaja del IPL radica en el menor tiempo de recuperación en comparación al PDL. El paciente deberá aplicar emolientes con propiedades calmantes y fotoprotectores, así como evitar la exposición al sol los días después del procedimiento.

En IDERMA disponemos de ambos láseres y somos médicos especialistas en el tratamiento con láser de la rosácea

 

tratamiento para la rosacea

 

 

Rosácea pápulo-pustulosa

 

El tratamiento de la rosácea pápulo-pustulosa (la que aparece con granitos o 'espinillas') incluye el uso de diferentes fármacos, en crema o pastillas, muchos de ellos con acción antibiótica y/o antiparasitaria.

Esto se debe a la infección de los folículos de la piel por un parásito llamado Demodex. Entre los tratamientos más frecuentes encontramos el metronidazol, el ácido azelaico y, recientemente, la ivermectina en crema. Esta última tiene la ventaja de ser mejor tolerada y es más rápida en su inicio de acción que el metronidazol.

Cuando los casos son más graves o no se controlan con las cremas medicadas, es frecuente la prescripción de antibióticos como las doxiciclinas o la minociclina. Estos fármacos son muy eficaces, pero a dosis altas pueden producir mayor sensibilidad al sol (fotosensibilidad) y malestares gastrointestinales.

Recientemente se ha comercializado una presentación de doxicilina en cápsulas de liberación prolongada a dosis bajas que mejora la tolerancia estomacal y que no produce fotosensibilidad.

En casos severos se puede emplear un derivado de la vitamina A, llamado isotretinoína. Este fármacos frecuentemente se usa en casos de acné juvenil grave. Es necesario el control estricto con análisis de sangre durante el tratamiento con este medicamento. Las mujeres tienen que ser advertidas de no quedar embarazadas mientras tomen este tratamiento porque puede producir malformaciones en el feto.

 

 

Rosácea fimatosa

 

Los casos de rinofimas (esas narices que han aumentado de volumen como consecuencia de una rosacéa de años de evolución), además necesitan de tratamiento físicos como la electrocoagulación, la cirugía o el uso de láser de CO2 para disminuir el tamaño del tejido engrosado.

 

Reserva tu visita



¿Te podemos ayudar?

¿Qué estás buscando?

Blog

de Rosácea

Un láser para cada necesidad
La rosácea, mucho más que un rubor de la piel
Frío y piel sensible
 
 
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. OK | Más información

Política de cookies +