Liposucción
Liposucción
La liposucción o lipoaspiración de grasa es la técnica de cirugía estética que consiste en la extracción de tejido adiposo (grasa) que se ha acumulado en diferentes partes del cuerpo del paciente, de forma localizada a través de un proceso de succión o aspiración.

La liposucción se lleva a cabo cuando esta grasa no se puede eliminar a través de la dieta o el ejercicio físico. 

Durante la operación, el cirujano introduce una cánula de infiltración e inyecta una solución líquida. Esta solución está formada de anestésicos locales, una medicación que contrae los vasos sanguíneos y una solución salina que ayudará a separar la grasa de la piel y del músculo.

A continuación, se aspira este líquido junto a la grasa mediante succión a través de una cánula más gruesa que previamente se ha introducido y que está conectada a una máquina de aspiración.

La liposucción no debe considerarse como un tratamiento para la obesidad o el sobrepeso ni para adelgazar, sino como una técnica de cirugía estética que permite quitar la grasa acumulada que se encuentra en lugares indeseados.

Norlamente la liposucción se lleva a cabo en el abdomen, en las caderas y en los muslos, aunque también puede realizarse en otros lugares como brazos, rodillas o papada.

La cirugía estética debe realizarse en personas que gozan de un buen estado de salud.

Una liposucción dura habitualmente entre 1 y 3 horas, aunque el tiempo definitivo dependerá del tipo de liposucción y la técnica que se va a utilizar. Como en cualquier otra cirugía, se utilizará anestesia, que puede ser local con sedación o general.

Una vez finalizada la liposucción, el paciente podrá volver a sus tareas habituales en un tiempo que dependerá de la operación que se ha realizado  (de la parte del cuerpo operada y de la cantidad de grasa extraída) y en función de las particularidades de cada persona, por lo que el proceso de reposo puede variar entre uno o varios días, pero suele ser menos de una semana.  

Tras este periodo, el paciente debería ser capaz de regresar a su puesto de trabajo y a su vida habitual. Los morados pueden durar varios días y mejoraran mucho si se realizan drenajes linfáticos.

La inflamación de la zona lipoaspirada es normal y puede durar varias semanas. También es habitual que la piel de la zona recién operada aparezca fácida y caída, pero no hay que preocuparse porque la piel tarda un tiempo en adaptarse al nuevo contorno. 

Asimismo, es posible padecer cierta insensibilidad temporal en la zona de la liposucción, debido generalmente a la inflamación de la zona tratada, pero luego se recupera. 

Durante las siguientes semanas a la liposucción, no se deben hacer esfuerzos y hay que proteger la zona lipoaspirada utilizando una faja de compresión o presoterapia y se deberan tomar antibióticos y antiinflamatorios. 

Los resultados de una liposucción no se podrán empezar a ver desde el mismo día de la operación, sino que para los resultados definitivos hay que esperar unos seis meses. Sin embargo, es importante señalar que la liposucción debería ser el primer paso hacia un estilo de vida más sano y más saludable.

La liposucción es una operación estética que sirve para eliminar la grasa acumulada de determinadas partes del cuerpo, pero en ningún caso previene la formación de nueva grasa en esas mismas zonas o en otras partes del cuerpo. 

Por ello, no se puede pensar que tras una liposucción la grasa no volverá a aparecer.
 Si el paciente se cuida y hace una dieta adecuada y ejercicio el resultado se mantendrá en el tiempo, y en el caso de engordar será de forma proporcional en todo el cuerpo y no se acumulará específicamente en las mismas zonas tratadas.

La liposucción puede dejar pequeñas marcas que son el resultado de las incisiones mínimas que se han hecho para introducir la cánula para aspirar la grasa. 

 

 

Liposucción en hombres

Actualmente son cada vez más los hombres que se preocupan por cuidar su imagen y su aspecto físico.  

La liposucción que más frecuentemente se realizan los hombres es la liposucción de abdomen y de las zonas del torax como los flancos.

En muchos casos, la liposucción masculina puede ofrecer mejores resultados que la lipoaspiración femenina, ya que la piel de los hombres es más elástica, dura y fibrosa.

Los pasos que se siguen en la liposucción masculina son similares a los que se siguen en la femenina.

Primero, se aplica una anestesia y diversos fluidos que ayudarán a disolver la grasa. Seguidamente, el cirujano realizará pequeñas incisiones en la piel por las que introducirá la cánula de lipoaspiración que, una vez conectada a la máquina succionadora, aspirará el líquido y la grasa.

 


Reserva tu visita



¿Te podemos ayudar?

¿Qué estás buscando?

Blog

de Técnicas Aplicadas

La rosácea, mucho más que un rubor de la piel
Cicatrices por accidentes
Cicatrices por cirugías
 
 
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. OK | Más información

Política de cookies +