Biopsia del ganglio centinela

Técnicas Aplicadas

Biopsia del ganglio centinela
Biopsia del ganglio centinela

¿Qué es?

Cuando se ha diagnosticado un cáncer de piel de tipo melanoma, a menudo es necesario hacer una biopsia de ganglio linfático centinela. Este procedimiento permite determinar si el melanoma se ha propagado a los ganglios linfáticos próximos. Gracias a la biopsia del ganglio centinela se puede establecer una estrategia quirúrgica más precisa en el tratamiento del melanoma cutáneo, intentando evitar la extirpación total de los ganglios linfáticos, al mismo tiempo que permite prevenir la extensión de la enfermedad.

 

¿En qué consiste?

Se inyecta intradérmicamente un radioisótopo (sustancia radioactiva tintada) en la zona del tumor. Durante la operación, el cirujano identifica, de entre todos los ganglios que hay en el territorio ganglionar, el ganglio que ha captado el colorante y mediante una sonda que mide la radioactividad comprueba que haya absorbido la sustancia radioactiva. Este es el ganglio centinela, el primero por el que pasan los fluidos (la linfa) procedentes del tumor y, por tanto, el primero que debería quedar contaminado por las células cancerosas. A continuación, se extirpa el ganglio y un patólogo lo examina. Si en este ganglio centinela se detecta la presencia de células tumorales, significa que el cáncer podria encontrarse en los ganglios linfáticos cercanos - y, posiblemente, en otros órganos - por lo que deberán extirparse. Si por el contrario el centinela permanece sano, se puede evitar la extirpación del resto de ganglios, ya que se asume que, al estar más alejados de la ruta de drenaje del tumor, estarán libres de enfermedad.

El ganglio centinela es el primer ganglio linfático regional que recibe la linfa de la zona donde se asienta un tumor. La teoría que dio lugar a esta técnica se basa en que la diseminación de los tumores sólidos a través del sistema linfático sigue un orden específico para cada individuo. 

Esta técnica obliga a un conocimiento integral del melanoma y un cirujanos dermatólogos altamente especializado y conocedor de todo el proceso, de principio a final.

 

¿Para qué se utiliza?

 

Beneficios

  • Permite evitar la cirugía radical en los pacientes con melanoma en los que no se observa extensión de la enfermedad. Al no tener que practicar una linfadenectomía regional completa (un vaciado ganglionar), se eliminan los problemas secundarios que sufren los pacientes y permite un aumento de su calidad de vida.
  • Gracias a esta técnica, se disminuye la morbilidad por melanoma.
  • Reduce el tiempo de especialización. 
  • Esta técnica aporta información pronóstica, provee a los cirujanos de datos para decidir acerca del tratamiento complementario.
  • En IDERMA contamos con en Dr. Antonio Vilalta Solsona, cirujano dermatológico altamente cualificado y de reconocido prestigio, con muchos años de experiencia en el tratamiento del melanoma. El Dr. Vilalta practica esta técnica avanzada en IDERMA, uno de los pocos centros privados de Catalunya que la realiza. 

Reserva tu visita



¿Te podemos ayudar?

¿Qué estás buscando?

Blog

de Técnicas Aplicadas

Una piel radiante para Navidad
Descubre tu piel del futuro con nuestro Estudio Dermocosmético Visia
La terapia biofótonica, un revolucionario tratamiento para el acné
 
 
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. OK | Más información

Política de cookies +