Dermatoscopia

Técnicas Aplicadas

Dermatoscopia
Dermatoscopia

¿Qué es?

La dermatoscopia o microscopía de epiluminiscencia digitalizada es una técnica no invasiva de diagnóstico para diferentes lesiones de la piel. La dermatoscopia permite visualizar de forma aumentada las lesiones cutáneas y determinar de forma muy precisa su grado de benignidad o malignidad. Se utiliza sobre todo para la prevención y el diagnóstico precoz del cáncer de piel.

 

¿En qué consiste?

El dermatólogo hace la dermatoscopia con un dermatoscopio – instrumento que permite una imagen ampliada y más nítida de la lesión – y observa sus características. Es una técnica sencilla, no agresiva, que permite mejorar la sensibilidad y la precisión diagnósticas de dichas lesiones, especialmente las pigmentadas, sin traumatismos, agujas, internvenciones ni biopsias. 

Con la dermatoscopia se toman imágenes de todas las lesiones del cuerpo y se archivan digitalmente, en el ordenador. Esto permite, al dermatólogo, controlar su evolución en los seguimientos periódicos que deben realizarse las personas con un riesgo de desarrollar cáncer de piel. Estos controles seriados y comparativos de las lesiones permiten detectar cambios mínimos susceptibles de malignización.

La microscopía de epiluminiscencia digitalizada es el método más moderno y actual para la detección precoz del precáncer cutáneo y el cáncer de piel. Esta técnica requiere una formación especializada y gran experiencia con la cual se obtiene una sensibilidad diagnóstica de hasta el 92% frente al 70% de sensibilidad del dermatólogo clínico experimentado sin disponer de esta técnica.

 

¿Para qué se utiliza?

Esta técnica está especialmente indicada en los pacientes con riesgo elevado de desarrollar cáncer de piel y ante la duda de que cualquier lunar, mancha o verruga pueda haberse malignizado. 

Los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de melanoma son:

  • Exposición solar excesiva y/o inadecuada
  • Antecedentes familiares o personales de melanoma
  • Número total de nevus superior a 50
  • 
Presencia de nevus atípicos o displásicos

  • Piel, cabello y ojos claros (fototipo 1 y 2)
  • Antecedentes de quemaduras solares


 

Beneficios

Gracias a la dermatoscopia, es posible limitar la cirugía solo a aquellas lesiones donde realmente es necesaria. Normalmente, los pacientes con gran número de lunares o nevus son sometidos a múltiples intervenciones quirúrgicas para extirpar todas las lesiones sospechosas de malignidad. La mejoría en la precisión diagnóstica gracias a esta técnica ha demostrado una reducción importante en el número de intervenciones, la extirpación de ganglios, la quimioterapia o la radioterapia.

 

Contraindicaciones

  • Sin contraindicaciones

 

 

 


Reserva tu visita



¿Te podemos ayudar?

¿Qué estás buscando?

Blog

de Técnicas Aplicadas

Una piel radiante para Navidad
Descubre tu piel del futuro con nuestro Estudio Dermocosmético Visia
La terapia biofótonica, un revolucionario tratamiento para el acné
 
 
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. OK | Más información

Política de cookies +