Rinoplastia

Cirugía Facial

Rinoplastia
Rinoplastia
La rinoplastia es la cirugía que se emplea para cambiar la forma de la nariz con el objetivo de crear más armonía entre la nariz y el resto del rostro.

Gracias a la rinoplastia se puede disminuir el tamaño de la nariz, reducir las fosas nasales, modificar la punta o el tabique nasal o modificar el espacio entre la nariz y los labios. También permite corregir la nariz para solucionar problemas respiratorios o traumatismos.  

Antes de realizar una rinoplastia, el cirujano plástico debe saber los motivos por los cuales el paciente decide realizar la operación y conocer su estilo de vida (actividades habituales, trabajo, si se practica algún deporte, etc.). A partir de ahí, el cirujano plástico explorará y analizará el físico del paciente, medirá sus proporciones faciales y pedirá las pruebas que considere necesarias para poder hacer un diagnóstico adecuado e informar al paciente de las posibles soluciones y resultados. 

 

¿En qué consiste la rinoplastia?

En el caso de la rinoplastia, se practican actualmente dos técnicas quirúrgicas: la rinoplastia cerrada y la rinoplastia abierta. La primera hace referencia a un tipo de intervención donde las incisiones quedan por dentro de la nariz. La segunda es un procedimiento más moderno que permite un mejor acceso a la anatomía de la pirámide nasal, proporcionando más posibilidades a la hora de modelar la estructura cartilaginosa, sobre todo la punta. Dependiendo del tipo de intervención que se vaya a realizar, el cirujano plástico optará por una u otra técnica. 

Uno de los procedimientos adicionales que más se utiliza en este tipo de intervenciones es el injerto de cartílago con o sin piel artificial, ya sea para reducir o para agrandar las estructuras nasales. Por lo general, se utilizan fragmentos de cartílago del tabique nasal, pero también puede extraerse de la oreja o de otras partes de nuestro cuerpo.

Una vez acabada la estructura interna de la nariz, se coloca la piel y el tejido nasal, y se procede a cerrar las incisiones.

La intervención puede realizarse con anestesia local o general, según indique el cirujano plástico, y suele durar entre una y dos horas.

 

¿Cómo es la recuperación de la rinoplastia?

Después de la operación, hay que permanecer ingresado durante unas horas, pero pasado este tiempo, generalmente, el paciente puede irse a casa siguiendo las precauciones que le recomiende el cirujano plástico.  

Tras la cirugía, se coloca una férula de escayola y/o tablillas y puede que también férulas suaves o tapones en las fosas nasales para mantener estable el tabique. También puede haber puntos de sutura que se quitarán en los próximos días. 

Durante las primeras 24 horas, es normal tener la cara hinchada y amoratada y que duela la cabeza. No obstante, todas estas molestias remitirán en aproximadamente 72 horas. Los tapones de las fosas nasales también se quitan en un par de días y, después de unos diez días, se retirarán la escayola, las férulas y/o los puntos.

Los días siguientes a la operación, ya se podrá volver a las actividades diarias, aunque se deba seguir llevando la férula. No obstante, hay que tener en cuenta que cada persona tiene un ritmo de cicatrización diferente, así que no existe una norma general para todas las personas operadas de rinoplastia. La recuperación completa puede tardar varias semanas y la inflamación de la punta es duradera, pudiendo tardar incluso un año en remitir. 

Asimismo, las primeras semanas no se debe practicar deporte ni realizar actividades que puedan ocasionar lesiones en el rostro o la nariz. Tampoco, durante los siguientes uno o dos meses, se podrán usar gafas ni exponerse directamente al sol, ya que el calor intenso no permite que baje la inflamación y se puede pigmentar la piel.

 

¿Cuáles son los resultados de la rinoplastia?

Los resultados de la rinoplastia son definitivos pero si el paciente lo desea pueden hacerse, pasado el año, pequeños retoques. La cirugía con la que se realizan estos retoques, sin embargo, no tiene la envergadura ni la complejidad de la primera rinoplastia. 

Respecto a las marcas de la operación, en la rinoplastia cerrada las cicatrices van por dentro por lo que no se ven y en la abierta solo es visible la cicatriz de la columela y pasados unos meses es imperceptible. 


Reserva tu visita



¿Te podemos ayudar?

¿Qué estás buscando?

Especialistas IDERMA

en Rinoplastia

Técnicas Aplicadas

en Rinoplastia

Blog

de Rinoplastia

Nuevo Servicio de Cirugía Estética en IDERMA
 
 
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. OK | Más información

Política de cookies +