Cirugía de las orejas

Cirugía Facial

Cirugía de las orejas
Cirugía de las orejas
La otoplastia o cirugía de las orejas es la cirugía que se realiza para corregir cualquier anomalía de las orejas.

La otoplastia se realiza para colocar las orejas prominentes o 'de soplillo' a su posición natural (más pegadas a la cabeza), para disminuir su tamaño si son excesivamente grandes o bien para corregir cualquier otra anomalía como es el caso de la recreación del pliegue exterior o hélix, la reducción del lóbulo colgante o la resección de concha.

La más conocida, la corrección de las orejas que están demasiado separadas del cráneo - llamadas popularmente orejas 'en asa' - es una cirugía pediátrica que se realiza en niños entre los 6 y 14 años, cuando las orejas ya han completado su desarrollo.

La otoplastia también puede realizarse en adultos, no existiendo otros riesgos por edad.

 

¿En qué consiste la cirugía de las orejas o otoplastia?

En la otoplastia se practica una incisión en la parte posterior de las orejas, de modo que no quedan cicatrices visibles. Se expone el cartílago y se procede a remodelarlo en la medida necesaria, buscando siempre un resultado lo más natural posible.

Para finalizar la intervención, se quita la piel sobrante, se restauran los surcos de la oreja si es necesario y se realiza una sutura. Esta técnica se utiliza para hacer el hélix y dar forma a las orejas en soplillo o despegadas, sin pliegue. Si la oreja está muy separada o despegada de la cabeza generalmente es porque tiene un exceso de concha y para corregirlo se debe recortar.

También es frecuente que, tanto en niños como en adultos, exista una pequeña asimetría en la orejas en cuanto a tamaño y posición, pero hay casos más graves que necesitan de una intervención quirúrgica. Hablamos de una otoplastia bilateral cuando hay que operar ambos cartílagos, y de otoplastia unilateral, si solamente hay que corregir una de ellas.

La otoplastia se realiza bajo anestesia local con o sin sedación en función de la edad del paciente y de su forma de ser, ya que se trata de un procedimiento ambulatorio que no precisa de ingreso. No obstante, en las cirugías pediátricas se usa en algunas ocasiones anestesia general. Además, en el caso de los niños pequeños, a veces es necesario que se queden una noche ingresados en el hospital.  

 

¿Cómo es el proceso de recuperación en una otoplastia?

Una vez acabada la operación, se coloca al paciente un vendaje compresivo en las orejas que pasará alrededor de la cabeza.

La zona intervenida presentará una ligera inflamación de piel y cartílago y algunos pequeños hematomas. Los puntos de sutura no reabsorvibles, se retirarán al cabo de diez días aproximadamente.

La venda se sustituirá al cabo de 2 días por otra similar a una cinta elástica de pelo que se deberá llevar durante al menos dos o tres semanas más, especialmente durante la noche para que las orejas no se doblen mientras el paciente está dormido.

Poco a poco, las orejas irán adquiriendo la que será su forma definitiva a medida que se vayan desinchando. Hasta entonces, la cinta las protegerá de golpes y de movimientos accidentales, manteniéndolas en su sitio con su nueva forma hasta que los tejidos se desinflamen y cicatricen.

Tras las primeras semanas, la hinchazón irá desapareciendo y, cuando pueda quitarse la cinta, las orejas presentarán un aspecto normal, con buena forma y pegadas a la cabeza.

Durante la primera semana tras la intervención, se deberán tomar antibióticos y analgésicos. El cirujano plástico indicará los cuidados que requerirá la zona en los primeros días.

 

¿Cuáles son los resultados de una otoplastia?

A pesar de que el resultado definitivo no se puede valorar hasta pasados tres meses, la vuelta a la rutina de los adultos o al colegio de los niños puede comenzar tras la primera semana de postoperatorio. Se debe evitar hacer ejercicio durante un mes para evitar posibles traumatismos.

Por lo demás, la cirugía de las orejas es un procedimiento sencillo con resultados permanentes (se acaba con el problema para siempre), muy satisfactorios y, generalmente, sin complicaciones postoperatorias.

Tener las orejas en asa o en soplillo suele representar un importante complejo para la gran mayoría de los pacientes. La otoplastia permite acabar con este problema estético de una vez por todas. 


Reserva tu visita



¿Te podemos ayudar?

¿Qué estás buscando?

Especialistas IDERMA

en Cirugía de las orejas

Técnicas Aplicadas

en Cirugía de las orejas

Blog

de Cirugía de las orejas

Nuevo Servicio de Cirugía Estética en IDERMA
 
 
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. OK | Más información

Política de cookies +