Mamas tuberosas o tubulares

Cirugía Mamaria

Mamas tuberosas o tubulares
Mamas tuberosas o tubulares
Las mamas tuberosas o tubulares son una alteración del crecimiento de la mama en la adolescencia. Debido a una alteración genética existe una rigidez extrema en el tejido que envuelve la glándula mamaria, por lo que a medida que esta crece, no puede expandirse de forma armoniosa.

Una mama tuberosa se caracteriza por ser un pecho de base estrecha, con forma de tubo, con el surco submamario elevado y falta de piel en el polo inferior de la mama, con areolas sin tono muscular y grandes. Asimismo, puede haber asimetrías entre los dos pechos. 

Esta forma del pecho ya se ve en la adolescencia y no va a cambiar ni a modificarse porque es una alteración en el desarrollo mamario. Las chicas con mamas tuberosas o tubulares suelen tener un importante complejo y esto les afecta en sus relaciones personales. 

 

¿En qué consiste la cirugía de mamas tuberosas o tubulares?

La solución es siempre quirúrgica, pero el resultado es siempre muy satisfactorio.

En la cirugia de los pechos tubulares se realizan siempre dos pasos: la corrección de la forma de la mama y del tamaño de la areola y la colocación de la prótesis mamaria. 

La vía de abordaje en la piel siempre será periareolar, porque en la mayoria de los casos se debe realizar una reducción de ambas areolas. Esto se hace utilizando un marcador de areolas que dibuja el tamaño deseado y se quita la piel areolar que sobra.

A continuación, se accede a la glándula que está apretada en forma de tubo y se realizan una serie de cortes radiales en circunferencia para conseguir que se abra y expanda para ganar en anchura glandular. También se deberá bajar el surco para conseguir mas centímetros de piel abdominal.

Una vez mejorada la forma de la mama y hecho el espacio suficiente, se colocará una prótesis anatómica (no redonda), porque se necesita dar forma a la mama. En estos casos van muy bien las prótesis anatómicas con proyección full o extra-full para mejorar anchura y redondez en el polo inferior y conseguir un buen relleno del polo superior o escote.

El plano de colocación de la prótesis dependerá de la cantidad de tejido celular subcutáneo que tenga la paciente y del tamaño de su mama. Siempre que haya tejido suficiente, se coloca la prótesis a nivel subglandular porque es el plano en el que se ha estado trabajando la glándula. En caso de que la paciente desee un volúmen grande de pecho que obligue a elegir una prótesis grande y tenga poco tejido propio, la prótesis se colocará en un plano submuscular.

Otras veces la paciente presenta mamas tubulares voluminosas con o sin asimetria y en este caso después del tratamiento de expansión de la glándula, se realiza elevación/reducción de las mamas.

La cirugía de mamas tuberosas es un procedimiento que se realiza siempre bajo anestesia general y tiene una duración entre 90-240 minutos en función del grado de tuberosidad. 

 

¿Cómo es la recuperación tras la cirugía de mamas tuberosas o tubulares?

Al finalizar la cirugía, se dejan colocados siemprer edones o tubos de drenaje. Se coloca también un vendaje compresivo y la paciente puede marcharse a casa tras dos horas en la sala de recuperación postanestésica o bien puede permanecer ingresada una noche si así se ha establecido previamente a la operación. 

Aunque es una cirugía molesta - se produce un proceso inflamatorio importante a nivel de ambas mamas y pectorales - no es muy dolorosa. Los síntomas después de la intervención son tensión, tirantez, sensación de agujetas, molestias al elevar los brazos o al respirar y sensación de peso. Todos ellos son molestias normales y perfectamente controlables con antibióticos, antiinflamatorios y analgésicos.

Los días después de la cirugía no se debe guardar cama, pero sí hacer reposo. Es normal sentirse débil después de la intervención y tener dificultad para levantar los brazos. No se debe coger peso ni conducir durante la primera semana. 

Al día siguiente, se retiran los drenajes y se debe utilizar un sujetador deportivo sin aros. 

Generalmente, tras una semana, las pacientes empiezan a sentirse mucho mejor e incluso pueden empezar a reincorporarse a su rutina habitual, excepto si se tiene un trabajo en el que se requiere fuerza física. 

Hay que cuidar mucho la hidratación de la zona y seguir usando el sujetador deportivo durante al menos el primer mes. Tampoco se puede practicar deporte. 

 

¿Cuáles son los resultados tras la cirugía de mamas tuberosas o tubulares?

En un principio, las prótesis mamarias son para toda la vida. Sólo deberían cambiarse en el caso de rotura, fuga o excesivo desgaste.

Respeco a las cicatrices, normalmente estarán alrededor de la areola, una zona en que la cicatrización suele ser de buena calidad. 

Después de este tipo de intervención, no se podrá dar el pecho debido a los múltiples cortes que se hacen en la glándula mamaria. Aun así, las mujeres con mamas tuberosas no operadas suelen tener dificultades en la lactancia por culpa de la alteración y la falta de tono de la areola. 

 

 

 


Reserva tu visita



¿Te podemos ayudar?

¿Qué estás buscando?

Especialistas IDERMA

en Mamas tuberosas o tubulares

Técnicas Aplicadas

en Mamas tuberosas o tubulares

Blog

de Mamas tuberosas o tubulares

Nuevo Servicio de Cirugía Estética en IDERMA
 
 
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. OK | Más información

Política de cookies +