Reduccion de pecho

Cirugía Mamaria

Reduccion de pecho
Reduccion de pecho
La reducción de mamas o mamoplastia de reducción es la operación mediante la cual se puede reducir el tamaño de los senos extirpando glándula y piel para conseguir un pecho firme y más armónico y proporcionado con el resto del cuerpo.

Las mujeres con pechos muy grandes, además del complejo que puedan tener, presentan dolor de espalda y cuello, así como dermatitis en el surco de la mama. Todo ello puede condicionar la vida de estas mujeres, ya que pueden crear problemas a la hora de vestir, encontrar la talla adecuada de sujetador, impedir la práctica de ciertos deportes o influir en las relaciones íntimas. 

 

¿En qué consiste la cirugía de reducción de mamas o mamoplastia de reducción?

La mamoplastia de reducción es una cirugía muy satisfactoria para la paciente en cuanto a los resultados de volumen, forma y turgencia de los pechos, pero tiene el inconveniente de que deja cicatrices en T invertida o en ancla y amplias, por lo que es muy importante saber como se cicatriza antes de realizar la operación. 

Estas cicatrices son inevitables, ya que el tejido glandular se tiene que desenganchar de la piel, reducir su volúmen y suturarlo internamente donde debería estar (que es a nivel del musculo pectoral mayor), dando puntos a nivel de la fascia. Una vez se ha realizado esta maniobra lo que ocurre es que sobra la piel del polo inferior, por lo que se debe extirapar y suturar, lo que hace que quede una cicatriz vertical en la curvatura de la mama y una a nivel del surco y serán tanto mas largas cuanto mas ancha y grande sea el seno.

La extirpación de piel consigue hacer de sostén externo para acabar de redondear y dar forma a las mamas.

La operación de reducción de mamas se realiza bajo anestesia general y es una intervención que dura entre 2 y 3 horas, porque primero se ha de modelar la mama y después se tiene que hacer una buena sutura en tres planos, ya que el éxito de esta cirugía se medirá, sobre todo, en función de cómo queden las cicatrices.

Al finalizar la intervención, se dejan siempre redones o drenajes para que salga el liquido inflamatorio y se hinchen menos los senos, así como un vendaje compresivo durante unas horas.

La paciente debe permanecer unas dos horas en la sala de reanimación después de la operación para ir a casa a continuación. Si se prefiere o la paciente no puede contar con apoyo en su domicilio, puede permanecer ingresada aquella noche o los dos o tres primeros días.

 

¿Cómo es la recuperación de la cirugía de reducción de pecho?

Aunque la mamoplastia no es una cirugía dolorosa, sí es molesta porque toda la zona tanto de las mamas como de los músculos pectorales están inflamados. Se suele tener sensación de turgencia en la piel, tirantez en la zona de puntos, dolor cuando se intenta separar los brazos del cuerpo y en la espalda y opresión por el vendaje compresivo. 

Todo esto se puede controlar perfectamente con antibióticos, antiinflamatorios y analgésicos que se deberán tomar durante los 7-10 días después de la cirugía.

Después de la reducción de mamas, no es necesario estar en cama, lo que sí hay que hacer es un reposo relativo. 

Es normal sentirse débil los primeros días y con dificultad para levantar los brazos y no se debe coger peso ni conducir al menos durante la primera semana. 

El día siguiente a la intervención, se retira el vendaje compresivo por un sujetador deportivos sin aros y si hay drenajes, también se quitarán. 

Habitualmente, las pacientes ya se sienten bien al cabo de una semana y pueden incorporarse a su rutina diaria, si no exige un esfuerzo físico importante. Habrá que cuidar mucho la hidratación de la piel y seguir usando el sujetador deportivo todo el mes, hasta que el tejido cicatrice por dentro. Para empezar a hacer deporte, se deberá esperar entre uno y dos meses. 

 

¿Cuáles son los resultados de la cirugía de reducción de mamas?

Aunque el resultado de la cirugía de reducción de mamas es muy satisfactorio, hay que tener mucho cuidado con las cicatrices. Al cabo de un año son poco o nada visibles en un 90% de pacientes, si se siguen los tratamientos indicados. Aunque la cicatrización viene determinada por la genética de cada paciente, el objetivo del cirujano plástico al operar es dejar las mínimas posibles y que sean lo máximo de imperceptibles. 

Es posible que se reduzca un poco la sensibilidad de los pechos, pero no suele ser un problema. 

Por lo que respecta a la lactancia, se desaconseja en las mujeres que se han sometido a una mamoplastia porque las cicatrices en el tejido glandular dificultan el drenaje de la leche y hay más riesgo de mastitis y de quistes de leche. 


Reserva tu visita



¿Te podemos ayudar?

¿Qué estás buscando?

Especialistas IDERMA

en Reduccion de pecho

Técnicas Aplicadas

en Reduccion de pecho

Blog

de Reduccion de pecho

Nuevo Servicio de Cirugía Estética en IDERMA
 
 
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. OK | Más información

Política de cookies +