Lunares

Dermatología clínica

Lunares
Lunares
Los lunares son protuberancias de la piel debido a una acumulación benigna de melanocitos, las células productoras del pigmento que da color a la piel.

 

Pueden ser de diferentes tamaños, formas y colores, dependiendo de su localización y modo de aparición. No obstante, suelen ser rosados o marrones, planos o elevados y de forma ovalada. Pueden estar aislados o en grupos.

 

Los lunares, o nevus melanocíticos, son muy frecuentes. Muchas personas nacen ya con algunos lunares (nevus melanocíticos congénitos) y desarrollan otros a lo largo de su vida de forma espontánea o como consecuencia de la exposición al sol.

 

En cada persona es habitual encontrar una veintena de lunares entre los veinte y los cincuenta años. Es en la pubertad cuando suele haber un mayor aumento del número de nevus, mientras que, a partir de los cincuenta, estos suelen ir desapareciendo.  

 

Estas pecas no solo pueden provocar un malestar estético, sino que es muy importante que el dermatólogo las examine y determine su grado de benignidad o malignidad y la necesidad o no de su tratamiento o extirpación.

 

Los lunares pueden cambiar con el tiempo sin que esto signifique siempre que se estén haciendo malignos. No obstante, hay que respetar los controles periódicos que fijará el dermatólogo para examinar su evolución.

 

Las pecas inusuales (nevus displásicos), es decir, distintas a las otras del cuerpo, tienen más probabilidades de convertirse en melanoma, un cáncer de piel que puede llegar a ser fatal. Ante cualquier cambio repentino en algún lunar, hay que acudir rápidamente al dermatólogo, ya que el diagnóstico y el tratamiento precoz mejoran mucho el pronóstico.

 

Cuanto mayor número de nevus tiene una persona, mayor es el riesgo de desarrollar melanoma. Especialmente si los lunares están en una zona del cuerpo muy expuesta al sol o que recibe traumas continuos, por ejemplo, con el afeitado si se encuentra en la zona de la barba. También si se tiene algún familiar que ha padecido un melanoma y muy especialmente las personas con piel, cabello y ojos claros. 

 

En IDERMA contamos con el programa Iderma Prevent, que consiste en una revisión dermatológica de todos los lunares a un precio reducido. En estas revisiones, el dermatólogo determina, con la tecnología actual más avanzada, la benignidad o la peligrosidad de las lesiones, el tratamiento más indicado cuando este sea necesario, los protocolos de control y una pauta personalizada de protección solar. 

 

 

 

 


Reserva tu visita



¿Te podemos ayudar?

¿Qué estás buscando?

Blog

de Lunares

Decálogo para cuidar la piel
La importancia de la prevención y la detección precoz del cáncer de piel
Tratamientos para las manchas de la cara
 
 
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. OK | Más información

Política de cookies +