El seguimiento del cáncer de piel permite detectar recaídas en casi el 80% de los casos

Blog Cáncer de piel

El seguimiento del cáncer de piel permite detectar recaídas en casi el 80% de los casos

El seguimiento del cáncer de piel permite detectar recaídas en casi el 80% de los casos

Dos de cada diez pacientes diagnosticados de cáncer de piel no melanoma se vieron afectados por un segundo cáncer y, de éstos, el 44% fueron detectados en los dos años posteriores al primer diagnóstico.

Así se desprende de un estudio realizado por la Universidad de Sevilla en colaboración con el Hospital Universitario Virgen Macarena y publicado en el British Journal of Dermatology.

En el estudio se siguieron durante diez años a casi 1.000 pacientes diagnosticados con cáncer de piel no melanoma en este hospital entre 1998 y 2000 y los investigadores pudieron comprobar que los tres primeros años después del primer diagnóstico son claves para detectar otra lesión cutánea.

Pasado este periodo, la probabilidad anual de un segundo cáncer cutáneo no melanoma va disminuyendo hasta el punto que, transcurridos cinco años, las posibilidades de recaída se reducen a la mitad. 

Por ello, los investigadores han señalado la importancia de hacer un seguimiento periódico a los pacientes afectados por cáncer de piel no melanoma durante los cinco años posteriores, porque de este modo se pueden detectar precozmente hasta el 78% de los segundos cánceres. 

Respecto a la predisposición por sexos a la hora de padecer un segundo cáncer cutáneo no melanoma, los investigadores aseguran que no hay una diferencia estadísticamente significativa entre hombres y mujeres, pero sí que es menos frecuente que se produzca en mujeres, quizás porque tras sufrir una primera lesión ellas se cuidan más que los hombres.

Por el contrario, los pacientes mayores de 60 años y aquellos cuyas lesiones se localizan en las extremidades muestran un mayor riesgo de sufrir un segundo cáncer cutáneo no melanoma.

Estos cánceres de piel son tumores malignos de la piel diferentes a los melanomas que engloban dos tipos principales de tumores: carcinomas de células escamosas, epidermoide o espinocelular, y carcinoma de células basales o basocelular.

Aunque estos dos tipos de cáncer de la piel son los cánceres más frecuentes en España, según datos de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC),  no representan afortunadamente más del 0,1% de las muertes debidas a cáncer.

Estos carcinomas suelen aparecer en personas de piel clara que han estado expuestos durante mucho tiempo al sol.

Ambos tumores se tratan con métodos locales (criocirugía, radioterapia, escisión simple) con muchas posibilidades de curación en la mayoría de los casos.

Su diagnóstico y tratamiento precoz es especialmente importante para mejorar los resultados terapéuticos, especialmente en áreas muy visibles como la cara, en la que puede ser necesario el uso de cirugía combinada con anatomía patológica intraoperatoria (cirugía de Mohs) para conseguir bordes libres del tumor limitando lo más posible el área tratada y consiguiendo un resultado más estético 
 

Autor:


Dermatologo. Jefe del Servicio. Especialidad: CIRUGIA DERMATOLOGICA AVANZADA. TERAPÉUTICA LASER


Reserva tu visita


Buscar en el Blog

Dermatología y Dermoestética

Blog

Entradas relacionadas

Todo sobre las arrugas: cómo ralentizar el paso del tiempo en nuestra piel
La rosácea, mucho más que un rubor de la piel
Rejuvenecimiento vaginal para una mejor salud íntima
 
 
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. OK | Más información

Política de cookies +