El lipoláser, ¿en qué consiste?

Blog Técnicas dermatológicas

El lipoláser, ¿en qué consiste?

El lipoláser, ¿en qué consiste?

La tecnología y la investigación se han convertido en el nuevo aliado de la belleza y la estética. Las técnicas más avanzadas permiten nuevos tratamientos más seguros y menos agresivos con el cuerpo. Entre las técnicas de lipoescultura o remodelación de la figura, la tendencia más innovadora es el lipoláser.

La técnica lipoláser que en Barcelona introdujo IDERMA, el Servicio de Dermatología y Unidad-Plataforma Láser del Hospital Universitario Quirón Dexeus, es un procedimiento mínimamente invasivo que permite en la misma sesión corregir el contorno corporal y tensar la piel.

La técnica lipoláser ofrece dos novedades muy importantes que se convierten en beneficios para los pacientes.

En primer lugar, la plataforma Láser ASPIRE®, que se utiliza para realizar este procedimiento, es la única que posee una pequeña fibra flexible de tan sólo 1,5 mm, muy diferentes a las tradicionales cánulas de la liposucción convencional. Se introduce en la zona a tratar con una incisión muy pequeña que apenas deja cicatrices. Una vez en el interior, la cánula flexible permite desplazarse por la zona a tratar con mayor precisión. En segundo lugar la plataforma Aspire utiliza durante el tratamiento un láser de Diodo que emite dos longitudes de onda distintas. La onda de 924 nm tiene gran afinidad por el tejido adiposo y destruye la grasa y otra de 975nm que promueve la firmeza cutánea. 

El especialista en esta técnica, el Dr. Pau Ornosa de IDERMA, considera que es la técnica más adecuada para la corrección de depósitos de grasa localizada y especialmente recomendada cuando se trata de corregir los pequeños excesos de grasa en zonas delicadas como cuello, papada, cara interna de los brazos o muslos o zonas rebeldes en las que ni dietas, ni ejercicio han tenido éxito, como grasa abdominal (michelines), cartucheras, glúteos, etc. También sirve para tratar la ginecomastia o el exceso de pecho en los hombres. 

Esta técnica es, además, poco traumática y agresiva para el paciente. Se realiza con anestesia local y no requiere hospitalización.

El Dr. Josep González, jefe de servicio en IDERMA, explica que “se realizan solo pequeñas incisiones que apenas dejan cicatriz pero lo mas importante es la capacidad de este tipo de láser para destruir la grasa y al mismo tiempo provocar un efecto tensor en los tejidos que hará que la piel no presente flacidez. El sangrado es mínimo, hay menos hematomas, menos dolor y menos riesgos quirúrgicos y esa es la gran diferencia y la gran ventaja con la liposucción tradicional”.

Los tratamientos con lipoláser consisten en realizar una mínima incisión para introducir en la grasa subcutánea una fibra óptica flexible de 1,5mm de diámetro, en cuyo extremo se transmite la energía láser. A continuación, se destruye el tejido graso mediante un fenómeno físico-químico de licuefacción (efecto conocido como lipólisis). La grasa se convierte en una emulsión líquida que se deja para que el cuerpo lo reabsorba o se puede extraer mediante la aspiración por una cánula.

La afinidad del láser por la grasa hace que se destruya exclusivamente la grasa, sin destruir o lesionar otros tejidos. Se trabaja con transiluminación gracias a la luz-guía que posee la fibra, lo que permite controlar con facilidad el proceso y la posición exacta de la misma. En paralelo, el láser provoca la coagulación de los pequeños vasos del tejido adiposo y estimula la reorganización de colágeno en la dermis superficial provocando la retracción de la piel y la inducción de la formación de colágeno.

Este efecto del láser no solo evita la flacidez, tan característica tras la liposucción tradicional, sino que también produce una reafirmación importante de la zona tratada (similar o superior a la producida por otras técnicas anti-flacidez utilizadas, como la radiofrecuencia).

“A las dos horas el paciente puede irse a casa, a los 48 horas puede retomar su vida normal y en una semana apreciará los resultados. Por eso consideramos esta innovadora tecnología como la más adecuada, por comodidad y resultados, para los pacientes que quieren retocar su figura o eliminar grasas adicionales”, concluye el Dr. Pau Ornosa de IDERMA. 

Reserva tu visita


Buscar en el Blog

Dermatología y Dermoestética

Blog

Entradas relacionadas

Incidencia de cáncer de piel en pacientes con trasplantes
Los doctores González Castro y Forteza, premiados por los pacientes
Una piel radiante para Navidad
 
 
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. OK | Más información

Política de cookies +